- El Proceso de la seducción

En la fase de seducción el manipulador hará creer que le importa mucho la (futura) victima ya sea a través de la adulación o bien a través de la compasión. Es una estrategia encaminada al conocimiento de las grietas (debilidades) de la futura víctima y cuyo objetivo es la absorción de "algo" que tiene de más la víctima. Ese algo de más, puede ser una cualidad personal o bien contactos sociales. Existe una pista significativa para poder detectarlos dado que sus relaciones interpersonales son muy operativas, y encaminadas a tener amistades provechosas mostrarán desprecio hacia la gente sencilla o que no "pinte" nada.



La fase de seducción al tratarse de un proceso, consta de una serie de pasos, a saber:

a) captación de la persona
b) absorción o aprendizaje de la cualidad
c) prueba y constatación
d) desprestigio externo personal del verdadero poseedor de la cualidad.

A veces, en este proceso, hay un salto de pasos, y eso tiene lugar cuando lo que se pretende es seducir el entorno próximo de la víctima más que a la propia víctima y es en éstas situaciones en que la víctima es vivida como un estorbo. En estos casos, la fase de seducción, también existe pero dirigida al entorno, en lugar de a una sola persona.

a) captación de la victima. Ya sea a través de la adulación o de la compasión, lo que el manipulador buscará será una lealtad a su persona por encima de cualquier questionamiento. La víctima, al negarse a perder a alguien que la adula, se verá forzada a ir disculpando las acciones del manipulador, le buscará justificaciones y explicaciones a actitudes que ni son justificables ni aceptables. A menudo esa lealtad le obligará a romper antiguas amistades y a veces, incluso lazos familiares.

b) absorción o aprendizaje de la cualidad. En este momento el manipulador dirigirá todas sus energías a "copiar" una cualidad de la víctima o bien a "absorver" algo de su propiedad (relaciones sociales, negocio familiar, propiedad intelectual, resultados exitosos de su trabajo.. ).

c) prueba y constatación. Consiste en que el acosador busca la constatación por parte del entorno de que es creible la adquisición de esa cualidad o bien que su rol en las relaciones sociales, su actuación en el negocio familiar ,su autoria en los exitos intelectuales y/o laborales de la víctima es predominante, útil, eficaz. Algo así como que sin la colaboración del seductor ,la víctima no hubiera llegado donde ha llegado. La víctima le "debe" su éxito , no se le valora ni el esfuerzo , ni la dedicación ; se le niega todo reconocimiento. A menudo la propia víctima se cree el engaño y se siente en "deuda" con quien le "roba" su capital. Una vez se ha verificado la absorción, el acosador empieza a desenmascararse.

d) desprestigio externo y personal del verdadero poseedor de la cualidad/propiedad. Se desea que el verdadero poseedor dude de su cualidad, de su eficacia frente al negocio familiar, de su prestigio en las relaciones sociales, de su autoria de la propiedad intelectual, de la autenticidad de su trabajo. Para ello se inicia un periodo de críticas personales desestabilizado-ras, de rumorología contra la ya víctima.

El entorno se cree los rumores, que se dicen a espaldas de la víctima, porque el acosador aún se hace pasar por amigo o afín de la víctima. En presencia de la víctima, el adulador se comporta ,todavía, como amigo. Pero a medida que pasa el tiempo se van verbalizando pequeñas "bromas" humillantes y críticas a su persona. La víctima apenas sabe reaccionar a esa sutil violencia, y cada vez se desestabiliza más y se instaura en una situación de indefensión.

Una Aproximación Teórica de por qué cuesta tanto darse cuenta de estar inmerso en un proceso de seducción perversa:

Aunque el texto extraído de "Niñez y sufrimiento en la sociedad del siglo XXI" por Lic. Jorge Garaventa ( Buenos Aires) se refiere al maltrato a la infancia, cabe destacar párrafos aplicables a la víctima adulta de acoso moral .

Garaventa dice:
"...... Descifrar estas incógnitas nos lleva directamente al tema de la violencia de la desmentida en el abuso sexual contra menores. Cuando digo desmentida me refiero a un mecanismo psíquico a través del cual desconocemos algún aspecto de la realidad con el que no queremos o no podemos enfrentarnos.

En su Diccionario de Psicoanálisis Laplanche y Pontalis definen a la renegación o desmentida como " un mecanismo de defensa consistente en que el sujeto rehúsa reconocer la realidad de una percepción traumatizante". Se trata de un mecanismo psíquico útil en algunos casos.

Todas las defensas lo son, según el grado, el momento y la frecuencia con que las usemos en las diferentes etapas de nuestras vidas, en tanto nos ayudan a enfrentar ansiedades y conflictos cotidianos.

Pero, si alguno de esos mecanismos se utiliza en demasía, el psiquismo se daña. "Cuando un delito-abuso es perpetrado hay toda una maquinaria de complicidades y silencios que se pone en marcha para evitar que la víctima hable o sea escuchada.

Aplicación en el Acoso Moral. Cuántas veces hemos oído a un acosado decir que "tampoco es tan grave" lo que le hacen o bien "que tiene un mal dia" su acosador (narcisista )? En la fase de seducción; los mecanismos de negación de la realidad funcionan a pleno rendimiento.

Las secuelas de la desvalorización de la agresión : se concretan en seguir vinculado al acosador. Otras veces, el mecanismo de negación, se instaura fuertemente, para negar que uno vivió acoso, para borrarlo de la mente, para no reconocerse como víctima. Y esa actuación evitativa para no aceptar que uno recibió acoso, entronca con la verguenza del menor que ha sufrido abuso.

Las secuelas de la negación de la agresión recibida se concretan en que aparecen alteraciones del compotamiento, actitudes caracteriales que parecen inexplicables.

Marina Parés
Octubre 2002

BIBLIOGRAFIA.
"El Acoso Moral" de Marie-France Hirigoyen.
"Mobbing" de Iñaki Piñuel y Zabala.
"El arte de las relaciones personales" de Miguel Silveira.
"Niñez y sufrimiento en la sociedad del siglo XXI" de Jorge Garaventa.

1 comentarios:

carácter corrompido 22 de diciembre de 2007, 23:59  

Creo que tu artículo es completo y plantea diversos abusos cotidianos. Sólo me gustaría señalar que en muchos casos el manipulador se manipula primero a sí mismo. Cree que lo que hace es por el bien de la víctima y se escandaliza si alguien lo señala como a un manipulador. Él se cree que va de buena fé y eso le hace tener razón. Es como el buen vendedor que está convencido de las bondades de lo que vende.
El manipulador se encuentra a gusto cuando logra encarcelar a su víctima con "esposas de oro", privilegios que hacen que sea muy difícil romper con el manipulador por que vas a perder algo.
Nada más y felicidades por tu artículo.

Publicar un comentario

Nicolás Maquiavelo:

Pocos ven lo que somos, pero todos ven lo que aparentamos. En general los hombres juzgan más por los ojos que por la inteligencia, pues todos pueden ver pero pocos comprenden lo que ven.

1948 - George Orwell


Se trata de esto: el Partido quiere tener el poder por amor al poder mismo. No nos interesa el bienestar de los demás; sólo nos interesa el poder. No la riqueza ni el lujo, ni la longevidad ni la felicidad; sólo el poder, el poder puro. Ahora comprenderás lo que significa el poder puro. Somos diferentes de todas las oligarquías del pasado porque sabemos lo que estamos haciendo.

Todos los demás, incluso los que se parecían a nosotros, eran cobardes o hipócritas. Los nazis alemanes y los comunistas rusos se acercaban mucho a nosotros por sus métodos, pero nunca tuvieron el valor de reconocer sus propios motivos. Pretendían, y quizá lo creían sinceramente, que se habían apoderado de los mandos contra su voluntad y para un tiempo limitado y que a la vuelta de la esquina, como quien dice, había un paraíso donde todos los seres humanos serían libres e iguales.

Nosotros no somos así. Sabemos que nadie se apodera del mando con la intención de dejarlo. El poder no es un medio, sino un fin en sí mismo. No se establece una dictadura para salvaguardar una revolución; se hace la revolución para establecer una dictadura. El objeto de la persecución no es más que la persecución misma. La tortura sólo tiene como finalidad la misma tortura. Y el objeto del poder no es más que el poder. ¿Empiezas a entenderme?